Mujeres al Poder

Carolina Ortiz Espinoza

Tiene dos carreras, una en Relaciones Internacionales y la otra es Derecho. Cuando estaba a mitad de la segunda surgió una pasantía para trabajar en el estudio de Paz Horowitz en el área de aviación. “Sabía que era una rama que no estaba siendo explotada y tenía cosas muy interesantes”, narra. Cuando llegó los encargados del área habían renunciado y tuvo que encargarse ella. “Realmente fue un reto, primero porque no tenía conocimiento absoluto en esa área y yo todavía estaba recibiendo clases de Derecho”, asegura.

Se tomó el trabajo en serio, iba al aeropuerto entre los operarios a ver cómo funcionaba todo. “Hasta el día de hoy yo camino en un mundo de hombres, a tal punto que recién en este evento que hice conocí a otra mujer que hacía aviación. Me sorprendió y me dio mucho gusto porque en casi seis años es la primera que conozco”, asegura y reconoce que los estereotipos están: “En algún momento asesorando a ciertas aerolíneas se topaban conmigo, que además no tengo una edad muy avanzada, y el comentario era ‘ah pero si es una niñita’. Pero si logras superar eso, en el momento en el que se sientan una reunión contigo te ganas el respeto”, afirma.
 
Ortiz recientemente se mudó con su familia a Estados Unidos y abrió su propia firma de abogados llamada CNLELaw desde donde continúa su labor. Desde el año pasado organiza el evento de “Mujeres Líderes en la Aviación”, que ya tuvo su segunda edición en enero de 2017, se convirtió en un encuentro regional y cuenta con el aval de la Asociación Internacional de Mujeres en Aviación.

¿Por qué se decidió a hacer el evento?

 La propuesta del evento es visualizar a las mujeres que están en la industria de la aviación liderándola e inspirar a otras para que la sigan liderando. La coyuntura aportó porque en ese entonces Paola Carbajal era la gerente de Tame y logramos tener 82 mujeres. Me arriesgué a decir que iba a ser mi meta anual y que para el próximo evento quería duplicar el número de asistentes y en este año tuvimos alrededor de 200 participantesy se hizo para Latinoamérica y el Caribe.

¿Su marido la apoyó con el trabajo y los viajes?

 Él ha sido un gran apoyo y sobre todo ha sido un proceso de aprendizaje. Él venía de una familia donde su madre estaba en la casa y su padre trabajaba. Al principio fue ver la otra cara de la mujer, que también. En ese proceso de aprendizaje se volvió un luchador en temas de equidad de género.

¿Qué inspiraciones femeninas tuvo?

Mi ejemplo personal viene desde mi abuela, ella era empresaria y política. Llegó a estudiar hasta el colegio. Posterior a ella fue mi madre, ella me tuvo a los 19 años y no logró acabar la universidad, pero se daba modos para hacer cualquier cosa productiva. Hace un año se graduó de ingeniera industrial y tiene su propia compañía que está en Perú y Colombia.

Entrevista realizada por revista VISTAZO -23 de marzo de 2017
Carolina Ortiz